¿Iglesia en salida en tiempos del COVID?

Los tiempos del COVID han traído innumerables desafíos y no menos preguntas. Existe un conjunto de preguntas que tienen que ver con la continuidad del culto, pues la mayoría de los templos están cerrados o han suspendido la celebración de misas y otros actos.

El hecho suscita varias interpretaciones que van desde aquellos que lo toman como un ataque a la libertad religiosa y los que consideran que ‘no pasa nada’ evidenciando una situación de irrelevancia de la religión en el mundo actual.

Como se suele decir, la necesidad es la madre de la inventiva, por lo que hay que ver que esta situación ha derivado en un insospechado auge de los servicios pastorales mediados por las nuevas tecnologías.

Párrocos que anteriormente eran escépticos del aprovechamiento de estas tecnologías, en parte porque no estaban familiarizados con las mismas, ahora se han volcado apoyados por numerosos fieles que han aportado el conocimiento necesario para echar a andar esta celebración.

Esto no sólo ocurre por la necesidad de hacer algo, de no parar y de seguir cumpliendo la función y responsabilidad de la cura pastoral de las comunidades, sino que también es algo que la gente busca en momentos de prueba. Es difícil estimar las audiencias reales, en particular porque hay miles de canales, pero una búsqueda de “la misa del día” arroja numerosos resultados y cada uno de ellos tiene miles de reproducciones, incluso decenas de miles. Probablemente se pueda pensar que haya más fieles conectados a la misa on line que a la celebración presencial si esta pudiera llevarse a cabo.

Esta situación merece varias reflexiones. La primera tiene que ver con el final de los pretextos. Aquellos que hasta ahora han sido renuentes a implementar y aprovechar los actuales medios para llegar a sus fieles, ya no puede excusarse en el futuro. En el mismo sentido, hay que pensar que la evangelización encuentra sus propios caminos y habría que establecer mecanismos más sistemáticos para la atención pastoral aprovechando las nuevas tecnologías. Lo que desde hace años veníamos denominado “ciberparroquia”.

Este primer paso, nos debe mover a construir un modelo pastoral y litúrgico propio. Hay que pensarse en serio las rúbricas del misal romano “para la celebración de la misa on line”. La atención pastoral en el ciberespacio no es sólo poner una cámara para reproducir lo mismo que se vería en directo.

De hecho, ya se puede observar que la celebración ocurre con diversas adaptaciones “de producción”, como por ejemplo los cantos grabados, los encuadres de cámara para enfatizar la oración, el uso del micrófono. Una homilía concreta, no improvisada, entre otros.

Quedan dos temas de enorme importancia por revisar.

El rimero tiene que ver con el sacramento como signo sensible que debe estar al alcance del creyente. A pesar de todo lo bueno que pueda decirse de la celebración on line, existe la preocupación porque no está la presencia sensible del signo sacramental. ¿Qué tan determinante es esto?

Pensemos, por ejemplo en las velas. Las velas son un elemento obligado en la liturgia al punto de que enfatizan en cualquier espacio, desde el artarcillo doméstico, la presencia de lo sagrado. Antes de la introducción de la iluminación eléctrica, las velas no eran privativas del culto, ya que formaban parte de la vida cotidiana. Ahora están investidas de un simbolismo más fuerte cuando las reservamos no para iluminar nuestras noches, sino para acompañar nuestra oración.

En ese sentido, me parece que los signos de lo sagrado han ido transformándose como el estilo de vida ha ido cambiando. En la era de las comunicaciones digitales nuevos símbolos de lo sagrado pueden surgir. Este punto me conecta con el último, que desarrollo a continuación.

La religión es relación. La liturgia es una forma de comunicación y, como toda comunicación, es un circuito que va del emisor al receptor y de regreso, llevando un mensaje. Uno de los principales retos para la liturgia es operar auténticamente como acto comunicativo y en ese sentido, el feligrés de la ciberparroquia tiene que encontrar sus formas de expresión, de comunicación y de interlocución. La mera emisión unidireccional no resuelve este problema, de modo que se tienen que aprovechar diversos canales y abrirlos. Esto va desde quien pone una intención para la misa, pero no menos importante para quien pueda “tomarse de la mano” virtualmente.

Por último, observar la paradoja de que en tiempos de encierro la Iglesia por fin ha salido. Ha sido el encierro el que la ha catapultado a un nuevo areópago.

¿Cómo puede aprovechar este impulso? ¿Vólvera a retraerse la pastoral cuando pase la crisis?

¿Usted qué opina?

La música de la Esperanza

…¡Cuidado! No os alarméis, porque es necesario que

todo esto suceda; pero todavía no es el fin…

Evangelio según san Mateo 24, 6

Hace unos momentos vi por televisión «la serenata de los mariachis frente al Instituto de Enfermedades Respiratorias» para animar al personal de salud y a los pacientes hospitalizados por causa del COVIT-19.
¿Por qué un grupo de músicos pretende mejorar esta emergencia sanitaria con música? ¿Cómo es que estos músicos, tan golpeados por lo escaso del trabajo, pretenden aliviar los pesares de otros con la música de sus instrumentos cuando el sustento económico necesario para sus familias está en riesgo?
No lo sé, pero me conmueve… me hace recordar la solidaridad que los mexicanos nos hemos mostrado en los desastres de los años anteriores, donde juntos rescatamos a nuestros hermanos y hermanas, donde juntos lloramos las pérdidas y los difuntos, donde juntos reconstruimos…
Y esta música de mariachi, parte de nuestra identidad nacional, resuena al inicio de la Semana Santa… una semana que no será celebrada como solemos hacerlo: entre sol, paseos, vacacionistas y tumultos. Una semana santa en aislamiento voluntario que esconde el miedo al contagio, miedo a la falta de trabajo, miedo a la falta de dinero…
Un miedo tan silencioso como el mismo contagio del COVIT-19 que crece sin fronteras, sin barreras… tan amenazante, tan terrible, tan fatal…
Y vuelve a mis oídos la música de esos mariachis… de otros mariachis… de aquellos que hace poco tocaron las mañanitas a la virgen de Guadalupe… Sí, viene a mi corazón nuestra Madre de Guadalupe «No estoy yo aquí que soy tu madre… No temas esta enfermedad ni ninguna enfermedad…» y viene a mí memoria la representación de la Pasión en Iztapalapa que, de manera ininterrumpida, seguirá realizándose porque Él, el Señor de la Cuevita, nos libró del colera morbus…
La corta duración de las notas musicales del mariachi nos muestra los grandes hechos que hemos vivido como mexicanos de la mano de Dios, bajo el manto de María.
Al igual que nuestros ancestros somos flores y canto divino… y esta música, este canto, nos permite descubrir nuestras flores, lo hermoso de la vida en medio de la emergencia sanitaria mundial.
Sí, el único motivo para que el mariachi resuene en nuestros oídos es porque está llena de esperanza… una esperanza que solo tiene sentido si se comparte… la única razón es para que nos llenemos de esperanza.

Alejandro Emiliano
Lunes santo, Iztapalapa, 7 de abril de 2020.

Coloquio Religiosidad Popular marzo 2019

Cordialmente invitamos a la comunidad interesada en el tema de Religiosidad popular a la jornada:

Estimados miembros, amigos y seguidores del Observatorio Intercontinental de la Religiosidad Popular(ORP).
Reciban un cordial saludo y una atenta invitación a nuestra Novena Reunión Plenaria del ORP, que será en esta ocasión en Tierras Mexiquenses el 14 y 15 de marzo, específicamente, el día 14 en la Facultad de Humanidades de la UAEMex (Sala José Blanco Regueira. Cerro de Coatepec, Paseo Tollocan esq. con Paseo Universidad).
El día 15 en la Parroquia de San Juan Bautista y Santa María de Guadalupe, exconvento franciscano, Metepec, Edo. Mex.), les adjunto cartel y programa para que lo conozcan y si nos pueden ayudar con la difusión entre quienes pudieran estar interesados pues se los vamos a agradecer mucho. En esta ocasión el tema de nuestra reunión será: “Religiosidad Popular en el Centro de México”.

En esta ocasión el evento NO será transmitido en vivo por internet, pero sí será videograbado y posteriormente se socializará por la página de la Biblioteca Virtual de Religión Popular y el Blog de Religiosidad Popular en México, como de costumbre.

Sin más por el momento me despido esperando poder saludarnos personalmente ese día.

Atte.

Ramiro Gómez

P. Eloy Díaz: egresado de la Maestría nuevo Vicario Episcopal

El P. Eloy Díaz reconoce la difícil tarea de ser pastor en una ciudad con una creciente indiferencia hacia la cultura de cristiandad.
El P. Eloy Díaz reconoce la difícil tarea de ser pastor en una ciudad con una creciente indiferencia hacia la cultura de cristiandad.
El P. Eloy reconoce la difícil tarea de ser pastor en una ciudad con una creciente indiferencia.

El 26 de diciembre, durante una celebración eucarística presidida por el Cardenal Carlos Aguiar en la Parroquia San Miguel Arcángel, el presbítero Eloy Díaz Mera tomo posesión como Vicario Episcopal de la II Zona Pastoral, en sustitución de Mons. Carlos Briseño, quien fue nombrado por el Papa como Obispo de Veracruz.

El acto estuvo acompañado por los obispos auxiliares. En su primer mensaje como Vicario Episcopal, el P. Eloy refrendó al Cardenal su promesa de poner todo su empeño y amor en la encomienda de conducir pastoralmente a la comunidad de esta zona.

De igual forma, dirigió un agradecimiento especial a sacerdotes, laicos y laicas de esta II Vicaría: “Ustedes –expresó– han sido siempre mi principal regalo y mi alegría; en ustedes siempre he encontrado lealtad, comprensión, ayuda y muchos sacrificios por el Evangelio, que edifican y sostienen mi vida sacerdotal”.

El P. Eloy señaló que en una ciudad cada vez más multiforme, plural y con una creciente indiferencia hacia la cultura de cristiandad, es necesario un replanteamiento de la tarea sacerdotal, y reconoció el enorme desafío que representa tal labor. “(Pero) yo creo, y creemos, en el Dios de los imposibles, porque, como dijo el ángel Gabriel a María ante su perplejidad y pequeñez: ‘Para Dios todo es posible’”.

“A partir de este momento –finalizó– me encomiendo a sus valiosísimas oraciones, especialmente en la eucaristía. Y cuenten con un hermano más al servicio de todos ustedes”.

 

El P. Eloy Díaz es Egresado de la Maestría en Pastoral Urbana, por lo que su perfil es idóneo para el desempeño pastoral que requiere la complejidad de la Ciudad de México.

Va una felicitación amplia y los deseos de abundante gracia y bendición de Dios Nuestro Señor a su ministerio pastoral.

Te esperamos este 26 de julio

Coloquio convocado en conjunto por la Maestría en Pastoral Urbana de la Universidad Católica Lumen Gentium y la Vicaría de Laicos de la Arquidiócesis de México.

Dirigido a:

Agentes de pastoral y promotores de la Misión Permanente, en general al público interesado.

Objetivo:

El objetivo del coloquio es reflexionar sobre las novedades y acentos que aportan dos recientes documentos esenciales para entender el papel de la Iglesia en el mundo

contemporáneo, de Evangelii Gaudium a Gaudete et Exsultate, pues en ellos se encuentran pautas para una labor evangelizadora que corresponde a la idea de una Iglesia que mira hacia afuera, que está en salida, hacia lo que podemos llamar periferias, que frecuentemente son los centros de decisiones del mundo contemporáneo, los empleados, las madres de familia, pequeños empresarios y muchos otros que desde su cotidianidad esperan el anuncio gozoso de la Buena Noticia.

 

Programa

Panel de Reflexión 1 Evangelizar con alegría. 10:00-11:30

Pbro. José Alberto Medel: La teología de la cultura para la evangelización

Dr. Jesús Antonio Serrano Sánchez: Evangelizar para la vida cotidiana

Pbro. Carlos Rivas, Arquidiócesis de México

 

Receso 11:30-11:45

 

Mensaje del Papa Francisco 11:45-12:00

Panel de Reflexión 2. Aquí nos toca ser santos 12:00-13:00

Participación de Elizabeth Judd

Conclusiones 13:00-13:30

 

Cita:

Auditorio del Arzobispado de México

Durango 90 (esquina Córdoba), colonia Roma.

Jueves 26 de julio. De 10 a 13:30 hrs.

Entrada libre.