Necesidades espirituales soluciones materialistas

El género humano está unido por sus necesidades y aspiraciones. Búsquedas de todo tipo trazan la historia y modelan las sociedades. Siendo en sí mismas legítimas en cuanto necesidades, como por ejemplo el bienestar básico: vivienda, alimentación, salud, educación, trabajo…, muchas de las búsquedas y los medios para cumplir las aspiraciones incurren en excesos,  contradicciones y terminan por producir lo contrario que se proponen. Muchos optan en nuestro tiempo por la supuesta vía rápida de la delincuencia y la corrupción.

Muchos carecen de lo indispensable, viven marginados y excluidos no sólo del bienestar actual, sino de la esperanza en un futuro mejor, a ellos se suman nuevos marginados que proceden de las clases medias que han despertado de un sueño de prosperidad “fácil” a una dura realidad producto de patrones de desarrollo que se basaban en la desigualdad y la concentración de la riqueza, una gran “pirámide”en la que los últimos en llegar resultan los que asumen las pérdidas.

Empero, las necesidades más importantes y determinantes no están en la esfera de lo material, sino en el ámbito moral y espiritual. El sentido de humanidad y de sabernos hijos amados de Dios, reconocernos hermanos y estar dispuestos a la solidaridad en virtud del mismo amor de Dios son aspectos centrales de la evangelización, tanto como de las aspiraciones humanas más auténticas. Empero, son estas necesidades las que una sociedad arrogante, consumista y centrada en el dinero y el poder material, se esfuerza por ocultar y soslayar.

Evidentemente, el mundo materialista no puede ofrecer satisfacción a las profundas necesidades humanas en el orden espiritual, tampoco lo hace en el terreno de los afectos. Pero tampoco ha podido cumplir con la promesa de prosperidad material, desposeído el mundo entonces de respuestas eficaces, para muchos la única alternativa es la contestación y la desesperanza, las opciones antisistema, el nihilismo y expresiones diversas de muerte

 ¿Qué obstáculos se atraviesan frente a nosotros y nos impiden dar este paso?  

La acción pastoral responde de muy diversas formas y mediante actividades y programas de muy distintos órdenes a todos estos retos. El evangelizador requiere tener una mística clara y –como dice Evangelii Nuntiandi, comenzar la evangelización evangelizándose a sí mismo (E.N.  13) .

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s